Buey marisco con un sin fin de posibilidades

Dentro del amplio mundo de los crustáceos decápodo comestibles hay muchas especies del orden de los cangrejos, entre las que se pueden citar la centolla, la nécora y el buey marisco de mar, estos últimos padecen una gran explotación comercial en su hábitat, que abarca desde el noreste del océano Atlántico en Noruega, pasando por Francia donde reciben el nombre de Buey de Francia, al norte de África en su zona sur. El buey de mar es uno de los crustáceos más comerciables, en especial debido a su bajo precio, en comparación con otras especies. Conozcámoslo un poco.

buey marisco
Este robusto cangrejo cuya expectativa de vida es de unos 20 años aproximadamente, la cual difícilmente llega a alcanzar debido a la comercialización que padecen los bueyes de mar, por lo regular habita grietas y rocas donde son capturados para su comercio. El buey de mar tiene un color rojo pardo y las puntas de sus pinzas negras, su forma es ovalada con unas fuertes tenazas capaces de romper caparazones, conchas y hasta, se han visto casos, barras de hierro.
Una de las principales razones que llevan a su comercialización es su gran tamaño ya que el buey de mar mide entre 10 y 25 cm y su peso puede alcanzar los 3 kilos. Debido a las grandes dimensiones de su tamaño los bueyes de mar son más lentos que otros cangrejos por lo que esto puede facilitar la captura. Además está el hecho de que, por ser más grande que otras especies como la nécora y la centolla, es posible obtener mayor cantidad de carne de este lo cual influye mucho en su explotación.
buey de mar congelado


Para cocinarlo es necesario hervirlo, se recomienda que con agua de mar, la temperatura a la que se degusta varía dependiendo del lugar, en Portugal lo comen caliente recién salido del caldero, mientras que en Galicia lo comen frio, llegando a refrigerarlo antes del consumo. Diría que el término medio, es decir tibio, sería la mejor opción ya que según expertos, estos crustáceos conocidos muchas veces como buey de Francia, su carne se disfruta más si se consume fresca y recién cocinada. Pero como luego de cocido es necesario abrirlo para sacar su carne, recién sacado del fuego no es muy cómodo hacer esto, así que la temperatura media, entre fría y caliente, sería la adecuada.

Publicado en: Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.